`Muertos antes de nacer´

Tienes Derecho a Sentirte Como Te De La Gana (Parte I)

Colaboración Juan (Aprendizaje y vida)

El agua moja, el cielo es azul, los hombres también lloran y tú tienes derecho a sentirte como te de la gana. No estamos enfermos, ni hemos fracasado, ni somos unos desgraciados por estar decaídos o tristes, muy al contrario, la tristeza es una emoción necesaria que nos hace humanos, nos enriquece y que forma parte de lo que significa vivir.

`Muertos antes de nacer´
`Muertos antes de nacer´

Hace unos meses me encontré estos dos polluelos muertos todavía dentro de su cascarón. No estaban en su nido sino en el suelo, por lo que supongo que algún otro pájaro desalojó los huevos y rompió a su vez la cáscara, matando a las crías antes de que pudiesen nacer (el cuco es una de las aves que realiza estas prácticas).

Por lo que yo sé las aves no se sienten tristes o desdichadas por nada de lo que les sucede, ya que se mueven básicamente por instintos y no procesan emociones. “Nunca he visto a un ser salvaje compadecerse de sí mismo. Un pájaro caerá muerto congelado de una rama sin jamás haberse compadecido de sí mismo”, decía un instructor en la película La Teniente O’neal a sus marines.

Sin embargo una de la características que nos distingue como seres humanos es la capacidad de emocionarnos, y son precisamente esas emociones las que nos transportan a un nivel superior y las que consiguen que seamos capaces de realizar hazañas increíbles. El problema nos sobreviene cuando consideramos que unas emociones son malas (tristeza o melancolía) y otras lo son buenas (alegría o júbilo), cuando en realidad todas son necesarias para alcanzar un verdadero crecimiento interior.

Muchas veces tengo la sensación de que hoy día estamos obligados a llevar una sonrisa perenne en nuestros rostros que signifique que tenemos una vida fantástica y que, si por alguna circunstancia nos sentimos tristes, parezca que tenemos una enfermedad contagiosa que hace que todos nos quieran tener lo más lejos posible, y que sintamos la necesidad de buscar rápidamente todo tipo de remedios para curarnos.

Si nos dejamos llevar por estos condicionamientos lo que vamos a conseguir es no aceptarnos a nosotros mismos, porque lo que estaremos haciendo es renunciar a una parte de nuestra gran riqueza interior, para acabar convirtiendo lo que sería un sano dolor en un  insano sufrimiento. Del dolor ni podemos ni debemos intentar huir porque es algo que escapa a nuestro control, sin embargo el sufrimiento es opcional, ya que nos lo creamos nosotros sencillamente por el hecho de no aceptar lo que sentimos como algo natural, necesario y enriquecedor.

Fuente: http://aprendizajeyvida.com/2014/02/17/sentirte-como-te-de-la-gana/#comment-18606